976 069 590 | 645 368 861 hola@carretel.es

¿Qué significa Carretel?

El término CARRETEL significa carrete de hilo, bobina alrededor de la cual se enrolla un hilo.
Etimológicamente esta proviene  a su vez de la palabra “carrete”  que procede del latín “carrus”. 

La expresión “echar carrete”; típica de países de habla latina, tendría su origen en la costumbre de las damas de antaño de juntarse a conversar, coser e ir tejiendo después de que sus hijos se iban a dormir. 

Para nosotros el origen de este nombre tan singular (peculiar) ha sido tomado del famoso juego del Carretel o “fort-da”, siendo este juego observado por un abuelo a su nieto, bebé de 18 meses que lo autocreaba ingeniosamente. Este peculiar juego observado e interpretado por su abuelo, afamado neurólogo de la época, es un modo simbólico, desde la más temprana infancia de recrear separaciones y reencuentros ante la partida de la madre.

Erase una vez…

Ernest era el primer nieto de la familia, su abuelo que había decidido pasar un tiempo de convivencia en casa de su hija, Sophie y su yerno, pudo observar con atención el juego del pequeño, un bebé de 18 meses.

Sophie, había amamantado y cuidado personalmente al bebé, y mantenía con él una relación tierna. Ernest, era un bebé que no lloraba cuando la madre lo abandonaba por algunas horas, daba la impresión que se resignaba fácilmente. 

Su abuelo, dice de él “este buen niño exhibía el hábito, molesto en ocasiones, de arrojar lejos de sí, a un rincón o debajo de la cama (…) todos los pequeños objetos que hallaba a su alcance, de modo que no solía ser tarea fácil juntar sus juguetes. Al hacerlo profería, con expresión de satisfacción e interés, un fuerte y prolongado “o-o-o-o”, que, según el juicio de su madre significaba “fort” (se fue) (…)

El niño no hacia otro uso de sus juguetes que el de jugar a que “se iban”.

Un día el niño tenía un carretel de madera atado con un hilo (…) con gran destreza arrojaba el carretel, al que sostenía por el hilo tras la baranda de su cunita con mosquitero; el carretel desaparecía ahí dentro, el niño pronunciaba entonces us significativo “o-o-o”, y después, tirando del hilo, volvía a sacar el carretel de la cuna, saludando ahora su aparición con un amistoso” dá” (acá está). Ése era el juego completo, el de aparecer y desaparecer…..”

    La interpretación del juego resultó obvia para su abuelo, quien sostuvo que Ernest, su nieto, admitía sin protestar la partida de la madre y entonces escenificaba con sus juguetes, los cuales estaban a su alcance, las idas y los regresos de ella. Este juego le otorgaba un sentimiento de control y dominio sobre la partida de la madre, haciendo que fuesen más soportables para él. 

    De ahí nuestra elección ya que define con claridad nuestra forma de pensar la infancia, en el sentido de que los niños repiten en el juego todo cuanto les ha hecho gran impresión en la vida, juegan para escenificar lo que les ha sucedido, o sus vivencias de las situaciones traumáticas o difíciles de asimilar, pudiendo a través del juego encontrar una forma de afrontar dichas dificultades y su intento por resolverlas en la medida de lo posible.

    Entender al Niño es entender lo que le pasa y, poder ofrecer un tratamiento adecuado para que pueda desempeñarse con éxito en nuestra sociedad.

      Contacta con Nosotras

      Aceptar condiciones legales

      4 + 3 =

      976 069 590 | 645 368 861

      Paseo Independencia, nº 28, 4ª planta 5ª puerta - Zaragoza

      hola@carretel.es